¿Qué es Omega 3 DHA?

¿Qué es Omega 3 DHA?

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso omega-3 esencial para el desarrollo del cerebro durante el embarazo y la primera infancia. También se relaciona con una mejor salud del corazón, una mejor visión y una menor respuesta inflamatoria. Este ácido graso de cadena larga se encuentra en las membranas celulares de todo el cuerpo y ayuda a transmitir mensajes entre los nervios.

El cuerpo produce el DHA de forma natural en pequeñas cantidades, pero para conseguir las cantidades adecuadas es necesario ingerirlo a través de fuentes dietéticas como el pescado de agua fría, la carne de animales alimentados con pasto, los productos lácteos o los huevos enriquecidos con omega-3 o criados en pastos. También está disponible en forma de suplemento, como el aceite de pescado.

Beneficios para la salud

El cerebro es un órgano graso, y entre el 10% y el 20% de sus grasas totales son DHA. De los ácidos grasos poliinsaturados del cerebro, el 90% es DHA, que se concentra especialmente en la materia gris del cerebro.1 Pero las investigaciones demuestran que el DHA también tiene propiedades antiinflamatorias y beneficios para la salud del corazón.

Favorece el desarrollo del feto

Durante el embarazo, se aconseja tomar suplementos prenatales que contengan entre 200 y 300 mg de DHA debido a sus beneficios para el desarrollo del cerebro.2 Varios estudios han encontrado asociaciones positivas entre la administración de suplementos de DHA durante el embarazo y el desarrollo neurológico de los bebés.

Autismo y TDAH: Una investigación publicada en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition en 2019 muestra que los niveles más altos de DHA al nacer se asocian con una mejor salud del neurodesarrollo infantil, mientras que los niveles más bajos de DHA se relacionaron con tasas más altas de trastornos del espectro autista y del trastorno por déficit de atención/hiperactividad.

Desarrollo del cerebro: Un estudio más antiguo demostró que los hijos de madres que tomaron suplementos durante el embarazo mostraron mejores capacidades de resolución de problemas durante el primer año de su vida que los sujetos de control. Una investigación más reciente mostró una relación entre el estado de DHA de las madres y el rendimiento de los niños en tareas de lenguaje y memoria a corto plazo a los 5 y 6 años.

Salud ocular: Un estudio publicado en 2008 descubrió que los bebés de madres que tomaban suplementos de DHA tenían una mejor agudeza visual temprana que aquellos cuyas madres no tomaban suplementos.5 Una investigación publicada en 2014 apoya este hallazgo.

Mejora los resultados del embarazo: La suplementación con DHA durante las últimas semanas del embarazo también está vinculada a un menor riesgo de parto prematuro temprano. Además, los embarazos suplementados tuvieron menores tasas de bebés nacidos a las 34 semanas o antes y estancias hospitalarias más cortas para los bebés nacidos prematuramente.

En el estudio, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, se administró a 350 personas 600 mg diarios de DHA o un placebo durante la última mitad del embarazo. Las que tomaron el DHA tuvieron una mayor duración del embarazo y bebés con mayor peso, longitud y perímetro cefálico al nacer que las que recibieron un placebo.

Esencial para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso

En los primeros 6 meses de vida, el DHA es especialmente importante para el desarrollo del sistema nervioso. Se recomienda a los padres que amamantan a sus hijos que sigan tomando entre 200 y 300 mg de DHA al día, y la mayoría de las fórmulas infantiles también contienen DHA. 

Los niveles bajos de DHA en la primera infancia se asocian a una menor capacidad de lectura y escritura, mientras que los niveles más altos se relacionan con un mayor desarrollo y rendimiento cognitivo, memoria y velocidad de realización de tareas mentales, según un estudio de 2014 publicado en la revista Nutrients.

Puede aliviar los síntomas del TDAH

Aunque los resultados de los estudios son contradictorios, algunos han demostrado que la suplementación con DHA puede ayudar a aliviar los síntomas del TDAH. Un artículo publicado en 2017 revisó 16 estudios que analizaban la suplementación con omega 3/6 y encontró en 13 estudios que la suplementación demostró efectos favorables en los síntomas del TDAH.

Un pequeño estudio publicado en European Child and Adolescent Psychiatry en 2019 encontró que 6 meses de suplementación con DHA tuvieron efectos positivos en las dificultades conductuales y cognitivas. Los que tomaron suplementos de DHA tuvieron pequeñas mejoras en el funcionamiento psicosocial, los problemas emocionales y la atención focalizada. 

Puede favorecer la salud del cerebro

El DHA puede ayudar a proteger contra el deterioro cognitivo relacionado con la edad, según sugiere una revisión de investigación de 2010 de Current Alzheimer’s Research. Analizando los datos de ensayos clínicos publicados anteriormente, los autores descubrieron que tomar suplementos de 900 mg que contienen tanto DHA como EPA (ácido eicosapentaenoico), otro ácido graso omega-3 que se encuentra en el aceite de pescado, puede ayudar a tratar el deterioro cognitivo leve, pero no la enfermedad de Alzheimer.

Un estudio de 2013 encontró resultados igualmente prometedores, pero con un grupo pequeño de sujetos.12 Un estudio retrospectivo con más participantes (unos 800) también mostró una asociación entre la suplementación con aceite de pescado y la reducción del deterioro cognitivo, pero no en pacientes que ya tenían la enfermedad de Alzheimer.

Puede proteger contra la depresión

Una revisión de 2019 de 26 estudios sobre los niveles de ácidos grasos poliinsaturados y la suplementación en personas con depresión «mostró un efecto beneficioso general de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 sobre los síntomas de la depresión.» Se necesita más investigación para entender cómo funcionan el DHA y el EPA, juntos y por separado, en el manejo de la depresión.

Puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

omega-dha

Aunque durante muchos años se tuvo la esperanza de que la suplementación con DHA pudiera mejorar los resultados en personas con enfermedades cardíacas, una evaluación más reciente no ha podido demostrar un beneficio en cuanto a la mortalidad.  Sin embargo, un estudio de 2019 mostró una relación entre los niveles bajos de DHA y EPA y una mayor incidencia de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiovasculares.

Puede reducir la inflamación

Los estudios de laboratorio, en animales y en humanos sugieren que el DHA desempeña un papel en la respuesta del cuerpo a la inflamación.17 Por ejemplo, una revisión de la investigación de 2013 concluyó que el DHA podría ser una «herramienta clave» en la prevención del síndrome metabólico, que se asocia con la inflamación. El síndrome metabólico puede conducir a la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares.

Posibles efectos secundarios

Aunque el DHA se considera generalmente seguro, se sabe que el consumo de DHA en forma de aceite de pescado provoca una serie de efectos secundarios, como mal aliento, acidez y náuseas.19

Además, existe la preocupación de que el aceite de pescado pueda reducir la actividad del sistema inmunitario y debilitar las defensas del organismo contra las infecciones. Además, tomar aceite de pescado en combinación con ciertos medicamentos (como los de la presión arterial) puede producir efectos perjudiciales en algunos casos. Es importante consultar a su médico antes de combinar el aceite de pescado con medicamentos.

El aceite de pescado tiene un efecto anticoagulante, por lo que las personas que toman anticoagulantes o medicamentos antiagregantes deben tomarlo con precaución y sólo después de consultar con un médico.

Dosificación y preparación

El DHA se vende como suplemento en forma de cápsula de gel, gominola masticable o líquido. Muchos suplementos dietéticos contienen una combinación de DHA y EPA. Un suplemento típico de aceite de pescado proporciona aproximadamente 1g de aceite de pescado, que contiene 180mg de EPA y 120mg de DHA, pero hay que comprobar las etiquetas porque las dosis pueden variar.21

La mayoría de los estudios utilizan cantidades mayores de DHA (de 1.000 mg a 2.500 mg). Si prefieres evitar el pescado, puedes comprar un suplemento de DHA hecho de algas.

El consumo de dos o tres raciones de pescado graso, como el salmón, el atún, las sardinas, la caballa y el arenque, a la semana proporcionará unos 1.250 mg de EPA y DHA al día. Sin embargo, las personas embarazadas y los niños pequeños deben evitar el atún y otros pescados con alto contenido en mercurio, como el tiburón, el blanquillo, el pez espada y la caballa real.20 También hay una pequeña cantidad de DHA (0,03 g por ración) en los huevos.21

¿Qué buscar?

Los suplementos de DHA, ampliamente disponibles para su compra en línea, se venden en muchas farmacias, tiendas de comestibles, tiendas de alimentos naturales y tiendas especializadas en suplementos dietéticos. Los suplementos no están regulados por la FDA. Para asegurarse de que está adquiriendo una marca de calidad, busque un sello independiente de terceros, como U.S. Pharmacopeia, NSF International o ConsumerLab.

Aunque tomar suplementos de DHA puede ofrecer ciertos beneficios para la salud, es demasiado pronto para recomendar el DHA como tratamiento para cualquier enfermedad. Es importante tener en cuenta que los suplementos de DHA no deben utilizarse como sustituto del cuidado estándar de una enfermedad crónica. Evitar o retrasar el tratamiento de una enfermedad crónica en favor del autotratamiento con DHA puede tener graves consecuencias para la salud.

Artículo traducido y adaptado de Verywell Mind

Si quieres saber mas sobre los beneficios del Omega 3 te dejo estas fuentes de información:

Dieta de Omega 3

Sanoleo by Omicron Dephaa

Omega 3 para adultos mayores