¿Cómo elegir el mejor Omega 3?

¿Cómo elegir el mejor Omega 3?

Los ácidos grasos omega 3 son increíblemente importantes para nuestro bienestar. Desempeñan muchas funciones en nuestro organismo, como la regulación de la inflamación, la inmunidad, la salud del corazón y la función cerebral. Su variado conjunto de beneficios para la salud afecta a todos los grupos de edad, desde antes de nuestro nacimiento hasta una edad avanzada.

La mejor grasa omega-3 se encuentran principalmente en el pescado graso, y las personas que no lo consumen regularmente (al menos 2-3 veces a la semana) probablemente tengan dificultades para obtener una cantidad adecuada de estos ácidos grasos esenciales.

En ese caso, tomar un suplemento puede ser una forma rápida y cómoda de obtener más grasas omega-3 sus beneficios para la salud.

Elegir el mejor suplemento de omega-3 puede ser complicado; en el mercado hay un gran número de opciones, con distintos grados de cantidad, pureza y tipos de grasas omega-3.

Por lo tanto, a continuación se presentan algunas características de suplemento de omega-3 que puede tener en cuenta al elegir uno que sea adecuado para usted:

El mejor aceite de pescado

Los importantes ácidos grasos omega-3 EPA y DHA se obtienen normalmente de pescados grasos como el salmón, el atún, las sardinas, el arenque y las anchoas.

El aceite de pescado es saludable para consumir si ha sido purificado, analizado en busca de contaminantes (como los metales pesados) y cumple con todos los puntos que trataremos en este blog.

El tamaño de la porción es la cantidad de aceite de pescado (cápsulas/cantidad) que tendría que consumir para recibir la dosis mencionada de EPA y DHA. Los suplementos de aceite de pescado de alta pureza contienen más EPA y DHA en menos cápsulas o porciones.

El omega-3 debería ser la forma más predominante de ácidos grasos en cada dosis. Si la proporción de rellenos y otras grasas es mayor que la de omega-3, puede que no sea la opción de mejor calidad.

Cuanto más alto sea el contenido de EPA + DHA, menos rellenos y otras grasas habrá en la cápsula. El aceite de pescado suele contener una mayor cantidad de EPA y DHA, en comparación con el aceite de algas y de krill.

La forma

Hay tres formas de aceites marinos (aceite derivado de fuentes acuáticas): triglicérido (TG), éster etílico (EE) y ácidos grasos libres.

La forma de ácidos grasos libres es muy propensa a la oxidación (lo que la hace rancia), por lo que las formas TG y EE se utilizan a menudo en los suplementos de aceite de pescado. Entre ellas, la forma de triglicéridos (TG) del aceite de pescado se promociona generalmente por ser más biodisponible que la forma de ésteres etílicos (EE). 

Sin embargo, varios estudios no muestran diferencias en la absorción. Las diferencias en los materiales de prueba, en los sujetos, en los análisis y en la duración hacen que, en general, sea difícil comparar la eficacia de ambas formas. La afirmación de que la forma TG es, de alguna manera clínicamente significativa, más ventajosa o beneficiosa que la forma EE (o viceversa) es controvertida en este momento.

Por ahora, es seguro asumir que ambas formas de TG y EE tienen resultados biológicos similares, y pueden ser elegidas para la suplementación.

La dosis

La suplementación con 300 mg de EPA + DHA, que puede encontrarse en un típico suplemento de aceite de pescado, es probablemente suficiente para las personas que desean añadir algo de omega-3 a su dieta.

Dicho esto, una dosis de 900-1000 mg de EPA + DHA ayudaría significativamente a optimizar nuestra salud general.

Tamaño de la cápsula

Una cápsula típica de aceite de pescado de 1.000 mg mide aproximadamente una pulgada de largo y media pulgada de ancho. Cualquier cápsula de aceite de pescado de triple potencia sería aún más grande (más de 1 pulgada de largo y alrededor de media pulgada de ancho). Si tiene problemas para tragar una cápsula grande, lo ideal sería elegir cápsulas de menor tamaño. Una mayor pureza sería una ventaja absoluta ya que limitaría el número de cápsulas que necesitarías y/o la cantidad de rellenos que vienen con una de menor pureza.

Recubrimiento de la cápsula

Los eructos de olor a pescado después del consumo son algo que a menudo disuade a la gente de tomar cápsulas de aceite de pescado. Incluso el aceite de algas, que es una fuente vegana de grasa omega-3, tiende a oler y saber a pescado.

Para evitar el sabor a pescado, puedes buscar un producto con «recubrimiento entérico». El recubrimiento entérico significa que las cápsulas se desintegran en la parte inferior del tracto gastrointestinal y, por tanto, no dan un regusto a pescado ni un eructo de pescado.

Además, la desintegración en esa zona también mejora su biodisponibilidad, lo que, en última instancia, garantiza que el cuerpo utilice una mayor cantidad de lo que consume.

La vida útil

Los aceites marinos son muy propensos a la oxidación, lo que provoca un sabor rancio y la degradación de los nutrientes esenciales, afectando a sus cualidades sensoriales y nutricionales, y a su vida útil.

La vida útil de los omega-3 puede verse afectada por algunos factores, como la temperatura, entre otros. Compruebe la fecha de caducidad, las instrucciones de almacenamiento (la mayoría de las marcas recomiendan guardarlo por debajo de los 25 grados centígrados, por lo que tendría sentido guardarlo en el frigorífico).

Un olor desagradable es una fuerte señal de que se han estropeado, lo que las hace menos potentes y posiblemente incluso dañinas.

Las pruebas y el procesamiento

El aceite de pescado se procesa a través de la destilación molecular, el procesamiento enzimático o la extracción con CO2, con el fin de eliminar los contaminantes dañinos y evitar la rancidez.

Un contaminante importante que hay que comprobar son los metales pesados. Se trata de elementos naturales presentes en la corteza terrestre y en nuestros alimentos en cantidades insignificantes. Sin embargo, sus múltiples usos industriales, domésticos, agrícolas, médicos y tecnológicos han provocado su amplia distribución en el medio ambiente. Esto ha hecho que su concentración sea mayor en nuestro suministro de alimentos, incluso en peces y algas marinas.

Algunos de estos metales pesados, como el arsénico, el cadmio, el plomo y el mercurio, tienen un alto grado de toxicidad y se consideran perjudiciales a partir de ciertas dosis. Las autoridades sanitarias tienen valores límite para los contaminantes metálicos, a partir de los cuales los alimentos no se consideran seguros para el consumo humano. Comprueba los puntos mencionados y podrás encontrar el mejor omega-3 para tu cuerpo.

Artículo traducido y adaptado de Nutrova

Si quieres conocer mas sobre los usos del aceite de Omega 3 te dejo estas fuentes de información: