La importancia de consumir Omega 3 durante el embarazo

La importancia de consumir Omega 3 durante el embarazo

Una ingesta adecuada de grasas Omega-3 es esencial para mantener una producción equilibrada de las sustancias similares a las hormonas llamadas prostaglandinas. Las prostaglandinas ayudan a regular muchas funciones fisiológicas importantes, como la presión arterial, la coagulación de la sangre, la transmisión nerviosa, las respuestas inflamatorias y alérgicas, las funciones de los riñones y el tracto gastrointestinal y la producción de otras hormonas.

Dependiendo del tipo de ácidos grasos de la dieta, ciertos tipos de prostaglandinas pueden producirse en grandes cantidades, mientras que otros pueden no producirse en absoluto. Este desequilibrio de las prostaglandinas puede provocar enfermedades. El papel de los omega-3 en la producción de prostaglandinas beneficiosas puede explicar por qué han demostrado tener tantos beneficios para la salud, como la prevención de enfermedades cardíacas, la mejora de la función cognitiva y la regulación de la inflamación.

Se han utilizado altas dosis de omega-3 para tratar y prevenir trastornos del estado de ánimo, y nuevos estudios están identificando sus posibles beneficios para una amplia gama de afecciones, como el cáncer, la enfermedad inflamatoria intestinal y otras enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide.

La investigación científica amplía constantemente nuestros conocimientos sobre las necesidades nutricionales en el embarazo. Entre los avances más recientes en este campo se encuentra la importancia de los ácidos grasos Omega-3 tanto en el desarrollo de un bebé sano como en la salud de la madre.

Beneficios y dosis del aceite de pescado Omega-3

 beneficios-consumir-omega-embarazo

Los Omega-3 son una familia de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga que son nutrientes esenciales para la salud y el desarrollo. Lamentablemente, el cuerpo humano no los sintetiza y, por lo tanto, deben obtenerse a través de la dieta o de suplementos.

Sin embargo, la dieta típica estadounidense tiene una gran carencia de Omega-3. Las investigaciones indican que los dos omega-3 más beneficiosos son el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico). Aunque el EPA y el DHA están presentes de forma natural y actúan juntos en el organismo, los estudios demuestran que cada ácido graso tiene beneficios únicos.

El EPA favorece el corazón, el sistema inmunitario y la respuesta inflamatoria. El DHA contribuye al cerebro, los ojos y el sistema nervioso central, por lo que es especialmente importante para las mujeres embarazadas y lactantes.

Los beneficios del aceite de pescado Omega-3

Se ha descubierto que los omega-3 son esenciales para el desarrollo neurológico y visual temprano del bebé. Sin embargo, la dieta occidental estándar es muy deficiente en estos nutrientes críticos. Esta deficiencia dietética de omega-3 se ve agravada por el hecho de que las mujeres embarazadas se quedan sin omega-3 porque el feto utiliza los omega-3 para el desarrollo de su sistema nervioso.

Los omega-3 también se utilizan después del nacimiento para producir leche materna. Con cada embarazo posterior, las madres se agotan aún más. Las investigaciones han confirmado que añadir EPA y DHA a la dieta de las mujeres embarazadas tiene un efecto positivo en el desarrollo visual y cognitivo del bebé. Los estudios también han demostrado que un mayor consumo de omega-3 puede reducir el riesgo de alergias en los bebés.

Los ácidos grasos omega-3 tienen efectos positivos en el propio embarazo. Se ha demostrado que un mayor consumo de EPA y DHA previene el parto prematuro, reduce el riesgo de preeclampsia y puede aumentar el peso al nacer. La deficiencia de omega-3 también aumenta el riesgo de depresión de la madre. Esto puede explicar por qué los trastornos del estado de ánimo después del parto pueden empeorar y comenzar antes con los siguientes embarazos.

¿Qué alimentos contienen aceite de pescado Omega-3?

Las mejores fuentes de EPA y DHA son los pescados de agua fría como el salmón, el atún, las sardinas, las anchoas y el arenque. Muchas personas están justificadamente preocupadas por el mercurio y otras toxinas del pescado, especialmente durante el embarazo. 

Por este motivo, los suplementos de aceite de pescado purificado suelen ser la fuente más segura de EPA y DHA. Un suplemento de aceite de pescado de alta calidad de un fabricante de renombre como Nordic Naturals proporciona los beneficios para la salud de EPA y DHA sin el riesgo de toxicidad.

Mucha gente piensa que la linaza o el aceite de linaza contienen omega-3. Pero la linaza contiene el omega-3 de cadena más corta, ALA (ácido alfa-linolénico), que es diferente del EPA y DHA de cadena más larga. 

El EPA y el DHA son los omega-3 que el cuerpo necesita para una salud y un desarrollo óptimos. Aunque antes se pensaba que el cuerpo humano podía convertir el ALA en EPA y DHA, las investigaciones actuales demuestran que dicha conversión se produce de forma rara e ineficaz. El aceite de pescado es una fuente más fiable de EPA y DHA.

Consideraciones de seguridad

El aceite de pescado de calidad es seguro durante el embarazo. El pescado fresco puede contener a menudo toxinas ambientales como el mercurio que se acumulan durante su vida. Estas toxinas pueden eliminarse prácticamente durante la fabricación y el procesamiento del aceite de pescado, con el uso de materias primas de alta calidad y un proceso de refinado avanzado.

Algunas marcas de aceite de pescado son de mayor calidad que otras. Un fabricante de aceite de pescado de buena reputación debe ser capaz de proporcionar la documentación de los resultados de laboratorio de terceros que muestran los niveles de pureza de su aceite de pescado, hasta el nivel de partículas por trillón.

Recomendaciones sobre el aceite de pescado

Investigue el proceso de fabricación: ¿cómo se fabrica el aceite de pescado y cuáles son las normas de calidad que utiliza el fabricante? Los estándares de calidad que existen para el aceite de pescado -incluyendo el Estándar Medicinal Noruego, el Estándar de la Farmacopea Europea y el estándar voluntario de Estados Unidos establecido por la monografía de 2006 del Consejo para la Nutrición Responsable- garantizan la calidad estableciendo límites máximos de toxinas.

Olor: ¿el aceite de pescado huele a pescado? Las investigaciones demuestran que los aceites de pescado sólo huelen mal cuando el aceite ha empezado a degradarse y se está volviendo rancio. Un suplemento de aceite de pescado de alta calidad no huele a pescado.

Sabor – ¿Tiene el aceite de pescado sabor a pescado? Los aceites de pescado más frescos y de mayor calidad no deberían tener sabor a pescado. 

Evite los aceites de pescado que tienen sabores muy fuertes o artificiales añadidos porque lo más probable es que estén tratando de ocultar el sabor a pescado del aceite rancio.

Recomendaciones de dosificación

consideraciones-consumir-omega-embarazo

La ISSFAL (Sociedad Internacional para el Estudio de los Ácidos Grasos y los Lípidos) ha establecido la siguiente tabla de dosis mínima recomendada:

Lactantes (1-18 meses):

0-15 lbs: 32 mg/lb de EPA+DHA

Niños (1,5-15 años):

15 mg/lb de EPA+DHA

Adultos (15-115 años):

500 mg de EPA+DHA (con un mínimo de 220 mg de EPA y 220 mg de DHA)

Mujeres embarazadas y lactantes

300 mg de DHA al día

Artículo traducido y adaptado de American Pregnancy Association

Si quieres saber mas sobre los beneficios del Omega 3 te dejo estas fuentes de información:

Vitamina D y omega-3 

Sanoleo by Omicron Dephaa

Pescados y mariscos más ricos en omega-3