¿Es seguro consumir Omega 3 durante la lactancia?

¿Es seguro consumir Omega 3 durante la lactancia?

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), la OMS y UNICEF, que recomiendan que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

A partir de ahí, la AAP aconseja continuar con la lactancia materna (junto con la introducción de alimentos complementarios adecuados) durante un período de un año o más, y la OMS y UNICEF sugieren dos años o más.

De hecho, la Dra. Ruth Peterson, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, afirma que «la lactancia materna proporciona beneficios inigualables para la salud de los bebés y las madres. Es el estándar de oro clínico para la alimentación y la nutrición infantil, ya que la leche materna se adapta de forma única a las necesidades de salud de un bebé en crecimiento.»

Analizarems los beneficios de la lactancia materna y el omega-3 para las madres que amamantan e identificar formas de garantizar que las madres lactantes mantengan los niveles deseados de omega-3, específicamente de DHA, en su leche materna. Todo ello para maximizar los beneficios que el omega-3 durante la lactancia.

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), la OMS y UNICEF, que recomiendan que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

A partir de ahí, la AAP aconseja continuar con la lactancia materna (junto con la introducción de alimentos complementarios adecuados) durante un período de un año o más, y la OMS y UNICEF sugieren dos años o más.

De hecho, la Dra. Ruth Peterson, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, afirma que «la lactancia materna proporciona beneficios inigualables para la salud de los bebés y las madres. Es el estándar de oro clínico para la alimentación y la nutrición infantil, ya que la leche materna se adapta de forma única a las necesidades de salud de un bebé en crecimiento.»
Analizarems los beneficios de la lactancia materna y el omega-3 para las madres que amamantan e identificar formas de garantizar que las madres lactantes mantengan los niveles deseados de omega-3, específicamente de DHA, en su leche materna. Todo ello para maximizar los beneficios que el omega-3 durante la lactancia.

¿Por qué elegir la lactancia materna?

Aparentemente, hay muchas razones por las que la lactancia materna es beneficiosa y el aceite de pescado omega-3 desempeña un papel en esas razones. Echemos un vistazo.

Muchas mujeres citan la satisfacción maternal como una de las principales razones para elegir la lactancia materna, también conocida como amamantamiento. La lactancia materna crea una experiencia especial de unión entre la madre y su hijo, en parte debido a las interacciones hormonales positivas que se producen tras el intenso contacto piel con piel.

Este estrecho contacto hace que el cerebro libere oxitocina -conocida como la hormona del «amor» o del «abrazo»-, lo que provoca una cálida sensación de amor y bienestar. Otra hormona que se libera durante la lactancia es la prolactina, que proporciona una sensación placentera, calmante y nutritiva, y que, al trabajar conjuntamente con la oxitocina, aumenta los sentimientos profundos de apego y las ráfagas de satisfacción.

La depresión posparto (PPD) se produce en aproximadamente 1 de cada 9 mujeres durante el primer año después del parto. Un estudio demostró que las mujeres que tenían un bajo índice de omega-3 presentaban mayores puntuaciones de depresión. En otras palabras, el nivel de omega-3 de una mujer durante el embarazo podría ser un factor de riesgo para la DPP.

Para algunas mujeres, la lactancia puede ayudar a reducir la DPP debido a la experiencia emocional única y a la alegría que les proporciona. (Para otras, la lactancia puede aumentar los síntomas de la DPP, y ser conscientes de cómo la lactancia afecta a las emociones de la mujer es una conversación necesaria que las madres deben mantener con sus médicos u otros profesionales de la salud).

Más allá de los beneficios emocionales y psicológicos de la lactancia, ésta proporciona una amplia gama de importantes beneficios para la salud tanto de la madre como del niño. Los estudios han demostrado que los bebés amamantados tienen menos riesgo de padecer asma, alergias, obesidad y síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), entre otros.

No sólo el bebé se beneficia de la lactancia. Otros estudios demuestran que la lactancia puede ayudar a reducir el riesgo de que la madre sufra hipertensión arterial y diabetes de tipo 2, así como cáncer de ovarios y de mama.

Además, la lactancia quema calorías, lo que puede ayudar a las madres a perder algunos de los kilos que han ganado durante el embarazo. Sin embargo, quemar entre 300 y 500 calorías al día con la lactancia no es en absoluto una forma de perder peso. Otros factores, como el estrés, el sueño, el ejercicio, el tipo de cuerpo, los hábitos alimentarios e incluso el número de embarazos anteriores, también influyen en la ecuación.

¿Cuál es la relación entre el aceite de pescado Omega-3 y la lactancia?

omega relacion durante lactancia ¿Es seguro consumir Omega 3 durante la lactancia?

El DHA (ácido docosahexaenoico) es un importante ácido graso omega-3 que es más abundante en el cerebro y en la retina del ojo. La cantidad adecuada de DHA en la leche materna también es algo que se quiere asegurar durante la lactancia.

Se considera especialmente vital durante los dos primeros años del desarrollo del niño, sobre todo en las áreas de la salud cerebral y ocular. El DHA está presente en la leche materna de la mujer y la lactancia transfiere al bebé nutrientes clave como el DHA. Afortunadamente, hay formas de controlar el nivel de DHA en la leche materna de una mujer, y hay formas de aumentar su DHA hasta lo que se consideraría niveles adecuados.

Pero primero, como sabemos que no todas las mujeres eligen, o pueden, dar el pecho, es importante saber también que hay otras formas de ayudar a garantizar que tanto la madre como el bebé alcancen los niveles adecuados de DHA omega-3 para obtener esos beneficios clave necesarios durante los primeros años de desarrollo del bebé.

Antes de hablar de la cantidad de DHA omega-3 que se necesita y de cómo averiguar cómo conseguirlo, veamos primero lo que dicen algunos estudios sobre las madres y sus bebés.

Las investigaciones demuestran que un mayor nivel de DHA en la leche materna es beneficioso para la madre y el bebé

Existen literalmente miles de estudios sobre el papel y la necesidad del DHA durante el embarazo y después del parto. He aquí algunos de ellos.

Un estudio del Baylor College of Medicine, en Houston (Texas), descubrió que los niños cuyas madres tomaban DHA durante la lactancia tenían un mejor rendimiento en tareas de atención sostenida a los 5 años de edad, en comparación con los hijos de las madres que no lo tomaban.

Otro estudio del Baylor descubrió que los niños cuyas madres tomaron DHA durante la lactancia materna obtuvieron mejores resultados en pruebas psicomotoras a los 4 meses de edad en comparación con los hijos de madres que no lo hicieron.

En el Centro Médico KU de la Universidad de Kansas, los investigadores aconsejaron que los niños alimentados con DHA obtuvieran mejores puntuaciones en tareas de aprendizaje de reglas e inhibición a los 3-5 años de edad en comparación con los que no recibieron leche de fórmula enriquecida con DHA.

Investigadores de la Universidad de Oslo (Noruega) concluyeron que el aumento de la ingesta de DHA durante el embarazo y la lactancia dio lugar a mejores puntuaciones en el procesamiento mental de sus hijos a los 4 años de edad.

La ingesta de omega-3 DHA por parte de la madre puede afectar al desarrollo cerebral del bebé hasta los 2 años de edad, por lo que asegurarse de que sus niveles de DHA sean óptimos garantizará que el bebé alcance los hitos cognitivos y conductuales adecuados.

¿Es el Omega-3 seguro para la lactancia?

La respuesta corta es sí, sin embargo, hay opciones que las mujeres embarazadas y lactantes pueden tomar sobre el aceite de pescado omega-3 para asegurarse aún más de que están cuidando de su seguridad y la de su bebé.

En general, la preocupación por la seguridad del aceite de pescado omega-3 gira en torno a los niveles de mercurio que se encuentran de forma natural en el pescado.  Investigaciones recientes demuestran que los beneficios superan los riesgos de comer pescado -una fuente importante de omega-3 EPA y DHA- durante el embarazo. Los resultados son tranquilizadores para los amantes del pescado.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) recomienda comer de 8 a 12 onzas a la semana de una variedad de mariscos con bajo contenido de metilmercurio durante el embarazo o la lactancia.

Opciones seguras como el salmón, la trucha y el arenque pueden consumirse de 2 a 3 veces por semana y no sólo son bajos en mercurio, sino que también tienen un alto contenido de omega-3, que se ha demostrado que es especialmente importante para el desarrollo cognitivo del bebé. El atún blanco o albacora en conserva también es una buena fuente de DHA, pero sólo debe consumirse una vez a la semana debido a su contenido ligeramente superior de mercurio.

Aunque muchos pescados resultan ser una excelente fuente de DHA, la FDA aconseja a las mujeres en edad fértil que se mantengan alejadas de las especies con alto contenido de mercurio, como el pez espada, el tiburón, la caballa real y el blanquillo, que, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), pueden ser perjudiciales para el desarrollo cerebral, la visión, la cognición y las habilidades motoras del bebé.

La FDA ha publicado una guía útil para elegir pescados bajos en mercurio, pero hay que tener en cuenta que no todos los pescados son ricos en DHA. En el informe de la prueba prenatal de DHA se incluye una lista de pescados ricos en DHA y bajos en mercurio. 

También es inteligente recordar que, como dice el refrán, que un poco sea bueno, no significa que mucho sea mejor. Por eso es importante ser consciente de la cantidad de omega-3 EPA y DHA que está recibiendo, de todas las fuentes, incluidos los alimentos convencionales, los alimentos funcionales y los suplementos dietéticos. (Además, si está alimentando a su bebé con una fórmula infantil enriquecida, téngalo en cuenta también).

La FDA aconseja que los suplementos de omega-3 que contienen EPA y DHA son seguros si las dosis no superan los 3.000 mg al día. Sin embargo, eso no significa que debas tomar 3.000 mg al día. Lo mejor es que hable con su médico sobre qué cantidad de omega-3 EPA y DHA es la adecuada para usted.

¿Qué cantidad de Omega-3 DHA necesitan las madres lactantes?

Depende. Pero lo más probable es que la mayoría de las mujeres no estén consumiendo lo suficiente. La ingesta media de las mujeres de entre 20 y 30 años es de unos 55 mg al día. La ciencia nos dice que eso es demasiado bajo.

Las recomendaciones actuales aconsejan que las mujeres lactantes consuman al menos 200 mg de DHA al día. Las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan que las mujeres embarazadas y lactantes consuman una media de 300 mg al día o más de DHA, ya sea comiendo pescado o tomando un suplemento de omega-3. Otros estudios han sugerido que 600 mg de DHA al día podría ser una dosis adecuada para las mujeres embarazadas y lactantes.

Pero debido a las diferencias en el metabolismo y a una serie de problemas de salud individualizados, la cantidad correcta de DHA necesaria para aprovechar los beneficios de ese nutriente -para usted y su bebé- puede variar entre las personas. Y dado que una madre lactante comparte nutrientes, incluido el DHA, con su bebé a través de la leche materna, es especialmente importante asegurarse de que no se está privando de DHA.

Aunque se considera que hasta 3.000 mg de omega-3 EPA/DHA al día son seguros, sería prudente que las mujeres mantuvieran conversaciones continuas con su médico sobre su ingesta de nutrientes para determinar las mejores fuentes de omega-3 EPA/DHA, ya sea a través de la dieta, los suplementos dietéticos, los preparados para lactantes o una combinación de los tres.

Un paso importante para las mujeres a la hora de determinar la cantidad de omega-3 DHA que necesitan durante la lactancia es averiguar primero la cantidad de DHA que hay en su leche materna. Los niveles de DHA en la leche materna, al igual que en la sangre, suben y bajan principalmente en función de la cantidad de DHA que se consume en la dieta.

La prueba DHA de la leche materna analiza específicamente los niveles de DHA en la leche materna de la mujer. Esta prueba sencilla, asequible y no invasiva -tan fácil como poner una gota de leche materna en un trozo de papel de filtro- permite a las mujeres ver si están alcanzando los niveles recomendados de DHA en la leche materna de al menos un 0,32%. Aunque los científicos aún no han identificado un nivel óptimo de DHA en la leche materna, el 0,32% es un buen punto de partida.

Los resultados llegarán aproximadamente una o dos semanas después del envío de la prueba. Si el nivel de DHA de una mujer se encuentra en el rango recomendado (0,32% o más), siempre que mantenga el mismo estado de salud, la misma dieta y/o el mismo régimen de suplementos, no es necesario que vuelva a hacerse la prueba.

Las mujeres consumen omega 3 durante al menos 2 semanas, estarán listas para volver a hacer la prueba para ver si su nuevo plan está funcionando. Antes de realizar cualquier cambio importante en su dieta o rutina de suplementos, las mujeres deben consultar primero con su médico.

Artículo traducido y adaptado de Omegaquant

Si quieres saber mas sobre los beneficios del Omega 3 te dejo estas fuentes de información: