Omicron Dephaa nos explica los beneficios de consumir Omega 3 

Omicron Dephaa nos explica los beneficios de consumir Omega 3 

El omega 3 es un nutriente increíble cuando se trata de apoyar su salud y bienestar general, ayudando a mantener una serie de funciones corporales cruciales, que van desde los ojos hasta la piel, pasando por los músculos y las articulaciones. Por eso, hoy Omicron Dephaa nos enseña más sobre el omega 3 la atención que se merece, y entraré en detalles sobre algunos de sus beneficios más importantes y sobre cómo puede sacar el máximo provecho de este nutriente vital.

Omega-3 para la salud ocular

Cuando piensa en los ácidos grasos omega 3, es probable que su mente se dirija inmediatamente a la función cerebral, la salud del corazón o posiblemente los músculos y las articulaciones. Si bien es cierto que los omega 3 pueden ser muy beneficiosos para todo ello, creo que también merece la pena destacar el papel fundamental que desempeñan los omega 3 en el apoyo a nuestra salud ocular.

Sabías, por ejemplo, que el DHA (ácido docosahexaenoico), un tipo de ácido graso omega-3, es un componente estructural clave de la retina, la parte del ojo necesaria para el reconocimiento visual. Por lo tanto, si no ingieres la cantidad adecuada de omega-3 en tu dieta, esto puede repercutir en tu visión.

Curiosamente, un estudio analizó específicamente el papel que los omega 3 podrían desempeñar en la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Descubrieron que los enfermos de DMAE también mostraban niveles más bajos de DHA, así como de otro tipo de ácido graso omega 3, el EPA (ácido eicosapentaenoico), lo que proporciona una prueba más de la relación entre los omega 3 y la visión.  

Omega 3 para la inflamación

La inflamación es una parte importante de la respuesta inmunitaria, pero también es la causa de muchos problemas de salud, desde ciertos tipos de enfermedades cardiovasculares hasta la fibromialgia y la artritis. Principalmente, la inflamación a corto plazo puede ayudar a su sistema inmunológico, protegiéndolo contra los bichos desagradables y las infecciones virales que intentan penetrar en su cuerpo, e incluso ayudando a sanar los tejidos dañados.

Los problemas surgen cuando la inflamación se vuelve crónica o a largo plazo, ya sea como resultado del estrés, de una enfermedad autoinmune o de otros factores relacionados con la dieta y el estilo de vida. Cuando esto ocurre, las células inmunitarias pueden empezar a atacar los tejidos, lo que provoca degeneración e inflamación.

Como veremos, muchos de los beneficios del omega 3 se derivan de su acción antiinflamatoria. Se a comprobado que el omega 3 ayuda a reducir la inflamación al amortiguar las reacciones inflamatorias, reduciendo los niveles de citoquinas y eicosanoides proinflamatorios.   

Sin embargo, es posible que la proporción de ácidos grasos omega 3 y omega 6 también influya. Los ácidos grasos omega 6, al igual que los omega 3, son vitales para una serie de funciones corporales y ciertos tipos de omega 6, como el GLA, pueden incluso ayudar a reducir la inflamación.

Por desgracia, pueden surgir problemas cuando consumimos demasiado omega 6 y poco omega 3. Dado que el omega 6 se encuentra fácilmente en fuentes como los aceites vegetales y los alimentos procesados como la margarina, a menudo este desequilibrio puede desencadenar la inflamación. Lo ideal es que la proporción de omega 6 y omega 3 sea de 4:1. 

Omega 3 para la salud de los músculos y las articulaciones

Las propiedades antiinflamatorias del omega 3 pueden hacer maravillas en lo que respecta a los músculos y las articulaciones, ayudando a mantener la movilidad, sobre todo a medida que envejecemos. Esto se debe a que, a medida que envejecemos, la producción de cartílago, los tejidos conectivos que ayudan a amortiguar las articulaciones, disminuye y nos hace más vulnerables al dolor y la inflamación de las articulaciones.

Como se ha mencionado, el omega 3 puede ayudar a reducir la inflamación, pero ahora las investigaciones indican que el omega 3 también puede desempeñar un papel en lo que respecta al calcio. El calcio es esencial para tener unos huesos fuertes y sanos, pero depende de otros nutrientes para ser absorbido y utilizado correctamente por el cuerpo. 

Afortunadamente, los ácidos grasos omega 3 pueden ayudar a mejorar la absorción del calcio, lo que puede aumentar la cantidad de calcio en los huesos, optimizando su fuerza y reduciendo el riesgo de desarrollar una enfermedad como la osteoporosis.  

Omega 3 para la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y depende de un delicado equilibrio de nutrientes para funcionar de forma óptima. Por desgracia, la piel puede resultar dañada cuando se expone a factores de estrés ambiental, alérgenos y toxinas. Estos factores pueden debilitar la epidermis (la capa externa de la piel) y provocar brotes, sequedad e irritación.

El Omega 3 refuerza las membranas de la piel, ayudando a reparar cualquier célula o tejido dañado, mejorando la resistencia de la epidermis para que los agentes patógenos y los alérgenos tengan menos facilidad para penetrar. 

Sus propiedades antiinflamatorias también contribuyen a reducir la hinchazón y, dado que la inflamación puede ser uno de los principales factores desencadenantes de enfermedades de la piel como el acné, el eczema y la psoriasis, se cree que el omega 3 puede contribuir a mejorar estas enfermedades.

De hecho, los estudios han descubierto que las afecciones de la piel, como el eczema y la psoriasis, pueden estar relacionadas a veces con niveles bajos de DHA y EPA. Un estudio incluso descubrió que los suplementos de aceite de pescado eran capaces de reducir significativamente los síntomas del eczema después de 12 semanas. Esto se debió principalmente a su capacidad para reducir el leucotrieno B4, que puede ayudar a estimular un brote de eczema. 

Omega 3 para una función cerebral saludable

omicron dephaa cerebro omega Omicron Dephaa nos explica los beneficios de consumir Omega 3 
Cognitive improvement or brain supplements. Woman holding a supplement capsule and a model brain.

Podría decirse que uno de los principales reclamos de la fama del omega 3 es su capacidad para ayudar a la función cerebral saludable. Para empezar, ¿sabía que el cerebro está compuesto principalmente por grasa? De hecho, tiene un 60% de grasa, lo que lo convierte en el órgano más gordo del cuerpo.

Por supuesto, no se trata del tipo de grasa que se obtiene al comer demasiados paquetes de patatas fritas, sino que el cerebro y las membranas celulares están formados por grasas saludables, a veces conocidas como grasas esenciales.

De hecho, los ácidos grasos omega 3 se consideran un componente importante del cerebro, por lo que no es de extrañar que este nutriente se relacione tan a menudo con la función cerebral. Como antiinflamatorio natural, puede ayudar a reducir la inflamación en el cerebro, que puede interrumpir señales cerebrales cruciales, pero las investigaciones también han indicado que el omega 3 podría ser útil para la pérdida leve de memoria.  

Aunque el omega 3 no puede hacer nada para tratar la demencia o el Alzheimer, los estudios sí han descubierto que las personas mayores que tenían niveles más altos de omega 3 tenían un menor riesgo de desarrollar demencia. También se cree que el nutriente puede ser útil para el deterioro cognitivo más leve relacionado con la edad. 

Un estudio, en el que participaron 485 personas con deterioro cognitivo relacionado con la edad, descubrió que, tras 24 semanas, los que tomaron DHA obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria y aprendizaje en comparación con el grupo de placebo. 

Omega 3 para el estado de ánimo

Al igual que el omega 3 se considera beneficioso para el funcionamiento saludable del cerebro, también se asocia a menudo con el estado de ánimo, especialmente cuando se trata de emociones negativas como el estrés y la ansiedad. Esto se debe principalmente a la acción del EPA, un ácido graso omega 3 que puede influir en el cortisol, la hormona del estrés. 

En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, se descubrió que el EPA, por sí solo y en combinación con la fluoxetina, era capaz de reducir los niveles de cortisol. Otro estudio, esta vez con estudiantes de medicina que se enfrentaban al estrés previo a un examen, descubrió que los suplementos de omega 3 eran capaces de reducir la ansiedad hasta en un 20%. 

Por lo tanto, aumentar el consumo de omega 3 podría ser una buena idea si desea mejorar su estado de ánimo. También vale la pena señalar que se han realizado algunos estudios en relación con enfermedades mentales más graves, como la depresión, y los omega 3. Aunque las investigaciones han arrojado resultados positivos, todavía es necesario realizar más estudios, por lo que, si padeces un trastorno de salud como la depresión, sigue siendo importante que hables con tu médico.

Omega 3 para un sistema inmunitario más fuerte

Su sistema inmunológico es uno de los sistemas más importantes y complejos de su cuerpo, formado por los ganglios linfáticos y los glóbulos blancos que trabajan incansablemente para disuadir a los virus, patógenos y bacterias de entrar en su cuerpo, protegiéndole de una serie de infecciones y enfermedades como el resfriado común.

Ahora bien, como he mencionado antes, el omega 3 casi parece suprimir el sistema inmunitario, ya que puede amortiguar sus respuestas inflamatorias, que a veces son desencadenadas por su sistema inmunitario como reacción a un alérgeno o patógeno. Sin embargo, una investigación publicada en el Journal of Leukocyte Biology también parece respaldar esta creencia, al descubrir que el aceite de pescado EPA y DHA también puede ayudar a mejorar la función de las células B del sistema inmunitario. 

Los linfocitos B son un tipo de glóbulos blancos que ayudan a segregar anticuerpos y a combatir las infecciones y los virus. Cuanto más fuertes sean estas células, mejor preparado estará el cuerpo cuando los patógenos ataquen.

Omega 3 para el corazón

Este es un beneficio para la salud que puede ser indiscutible: no hay duda de que el omega 3 puede hacer verdaderas maravillas para el corazón. La Asociación Americana del Corazón incluso afirma que «los ácidos grasos omega 3 benefician al corazón de las personas sanas y de las que tienen un alto riesgo de padecer -o padecen- enfermedades cardiovasculares.»  

¿Pero por qué? Bueno, una vez más, como era de esperar, las propiedades antiinflamatorias del omega 3 tienen que llevarse parte del mérito. La inflamación no sólo puede alterar los músculos, las articulaciones y la piel, sino que también puede dañar los vasos sanguíneos, lo que puede provocar más problemas cardiovasculares.

También se ha demostrado que el omega 3 ayuda a reducir los triglicéridos, o grasas no saludables, que podrían provocar depósitos de grasa en las paredes de las arterias, aumentando el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Por eso, muchos, como la Fundación Británica del Corazón, recomiendan aumentar la ingesta de omega 3 para ayudar a la salud del corazón

Cantidad diaria de Omega 3 según Omicron Dephaa

Está muy bien decir que hay que aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3, pero ¿cuál es la cantidad específica de omega 3 que hay que consumir? Algunas fuentes estiman que entre 250 y 500 mg de EPA y DHA es una ingesta saludable para un adulto, aunque esta dosis puede aumentar dependiendo de su problema de salud específico, por lo que siempre vale la pena hablar con su médico primero, antes de considerar un suplemento.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) recomienda intentar incluir en la dieta al menos dos raciones de pescado azul a la semana, pero esto no es especialmente útil si se es vegano o vegetariano. Por ello, siempre merece la pena explorar las opciones basadas en plantas.

Artículo traducido y adaptado de A.Vogel

Si quieres conocer mas sobre los beneficios del aceite de Omega 3 te dejo estas fuentes de información: