¿Es el aceite de pescado omega-3 un anticoagulante?

¿Es el aceite de pescado omega-3 un anticoagulante?

El omega-3 es una grasa natural poliinsaturada que el cuerpo necesita, pero que no puede producir por sí mismo: debe provenir de los alimentos que comemos. Aumentar los niveles comiendo más pescado azul, como el salmón o las sardinas, es una buena idea para la salud en general, al igual que tomar un suplemento si no le gusta el sabor o le preocupa la contaminación.

Pero cuando se trata de suplementos, ¿debería todo el mundo tomar aceite de pescado en dosis concentradas? La respuesta corta a esto es no. A las personas que toman medicación anticoagulante, quizá porque padecen una enfermedad cardíaca, se les aconseja evitar ciertos suplementos y uno de ellos es el aceite de pescado omega-3. ¿Pero es porque el omega-3 puede diluir aún más la sangre? ¿O porque impide que los anticoagulantes actúen con la misma eficacia?

La idea de que el omega-3 podría diluir la sangre comenzó en la década de 1970, cuando los investigadores que estudiaban a los inuit en Groenlandia «descubrieron» por primera vez el omega-3. Los científicos pensaron que el omega-3 era capaz de hacer que las plaquetas fueran menos pegajosas y podría desempeñar un papel en la prevención de los coágulos de sangre.

Debido a esta creencia, el omega-3 se añadió rápidamente a la lista de cosas que no se debían tomar antes de una operación por si promovía un sangrado excesivo después de la misma. Pero estudios recientes han desmentido por completo esta creencia, ya que algunos han demostrado que los aceites de pescado no aumentan el riesgo de hemorragia postoperatoria.

Así que, aunque el jurado no sabe si el omega-3 tiene realmente algún efecto anticoagulante, la mayoría de los médicos (sabiamente) pecan de precavidos a la hora de aconsejar a sus pacientes que toman medicación anticoagulante.

¿Puedo tomar omega-3 y anticoagulantes?

 omega-anticoagulante-dosis

Siempre vale la pena pedir consejo a su médico si no está seguro. Pero a quienes toman warfarina o aspirina por prescripción médica se les suele aconsejar que no tomen aceite de pescado omega-3 en su forma concentrada como suplemento.

Pero lo sorprendente es que no sólo los efectos potenciales del omega-3 sobre el adelgazamiento de la sangre hacen que no sea aconsejable tomarlo si ya se está tomando una medicación anticoagulante.

También es muy importante que los pacientes que toman anticoagulantes mantengan una dieta estable sin intentar grandes cambios, ya que la forma de comer puede influir mucho en la respuesta del cuerpo al medicamento. No deberías probar ninguna dieta nueva, tomar nuevos suplementos o incluso intentar perder peso sin hablar primero con tu médico si te han recetado algo como la warfarina.

¿Qué hacen los anticoagulantes?

Los fármacos anticoagulantes hacen que la sangre circule sin problemas por las venas y arterias. Pueden impedir la formación de coágulos e incluso ayudar a deshacer los existentes.

Esto es importante porque, aunque la coagulación de la sangre es un proceso natural y necesario, a veces la sangre puede coagularse demasiado, poniendo a las personas en riesgo de sufrir complicaciones de salud. Los coágulos pueden llegar al corazón, los pulmones o el cerebro, donde pueden provocar un infarto o un ictus.

¿Quién toma anticoagulantes?

Puede recibir anticoagulantes si tiene un defecto cardíaco congénito, padece angina de pecho o tiene una enfermedad cardíaca o vascular. También pueden administrarse anticoagulantes si se ha sometido a una intervención quirúrgica para reducir el riesgo de formación de coágulos.

¿Qué son los anticoagulantes?

 omega-anticoagulante-medicacion

Existen dos tipos de anticoagulantes, conocidos como anticoagulantes o antiagregantes. Y, curiosamente, ninguno de los dos «diluye la sangre», sino que actúan de forma diferente para impedir la formación de coágulos.

Los anticoagulantes, como la heparina y la warfarina, ralentizan el proceso de formación de coágulos. Suelen ser recetados por un médico cuando se sabe que el cuerpo ya está produciendo coágulos o cuando se padece una enfermedad que favorece la formación de coágulos, como la fibrilación auricular. Se trata de un trastorno común del ritmo cardíaco que aumenta las posibilidades de que se formen coágulos y accidentes cerebrovasculares.

Los antiagregantes plaquetarios, como la aspirina, son más débiles que los anticoagulantes, pero actúan impidiendo que las plaquetas se vuelvan demasiado «pegajosas» y se aglutinen, lo que constituye el principio de un coágulo.

¿Qué otros alimentos o suplementos no deben tomarse con anticoagulantes?

El aceite de pescado es sólo una de la larga lista de contraindicaciones de la medicación anticoagulante que incluye ciertos antidepresivos y antiinflamatorios, así como suplementos de hierbas como el ginseng, el dong quai o el extracto de semilla de uva. También se sabe que interactúan con ciertos alimentos como el zumo de arándanos, la vitamina K y el alcohol.

Las personas que toman anticoagulantes con receta no deben utilizar ningún suplemento o remedio a base de hierbas sin consultar antes con su médico, y eso incluye el aceite de pescado con omega 3. Aunque sean naturales, algunos pueden afectar a la forma en que el fármaco actúa en el organismo.

Si estás tomando anticoagulantes, es fundamental que sigas las instrucciones al pie de la letra y te asegures de que tu médico está al corriente de todos los medicamentos y suplementos que utilizas. Esto se debe a que algunos productos pueden impedir que los anticoagulantes actúen eficazmente, aumentando el riesgo de coagulación peligrosa, o pueden sumarse a los efectos anticoagulantes para aumentar aún más el riesgo de hemorragia, ya sea por heridas o incluso internamente, a través de cosas como las úlceras de estómago.

Artículo traducido y adaptado de Bare Biology

Si quieres saber mas sobre los beneficios del Omega 3 te dejo estas fuentes de información:

Omega 3 y multivitaminicos

Sanoleo by Omicron Dephaa

Omega 3 para personas hemofílicas